Quantcast
  latino4u.net
latino4u.net Noviembre 24, 2014,
pixel
 
11px
11px
Búsqueda
noticias videos fotos
facebook twitter
11px
11px
 
 
 
11px   11px
Nota

interior

tama�oMenos TextoMas Texto
 

Temas de Interes
Publicado el 12-15-2011

MARCAN CELEBRACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE DON CARTA PASTORAL A INMIGRANTES

En una carta dirigida a los inmigrantes, fechada el 12 de diciembre, Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, treinta y tres obispos católicos hispanos/latinos expresaron su preocupación y su solidaridad con los inmigrantes en Estados Unidos, particularmente los indocumentados. La carta fue publicada simultáneamente desde las arquidiócesis de Los Ángeles y San Antonio y se les envía para su información.

Bookmark and Share

CARTA A LOS INMIGRANTES
Muy estimados hermanas y hermanos inmigrantes,
¡Que la paz y la gracia de Nuestro Señor Jesucristo estén con todos ustedes!
Nosotros los obispos hispanos/latinos de Estados Unidos abajo firmantes les hacemos saber a quienes se encuentran en nuestro país sin papeles que no están solos ni olvidados. Reconocemos que todo ser humano, documentado o no, es imagen de Dios y por lo tanto tiene un valor y dignidad infinitos. Les abrimos nuestros brazos y nuestro corazón y los recibimos como miembros de nuestra familia católica. Como pastores, les dirigimos estas palabras desde lo más profundo de nuestro corazón.
De una manera muy especial queremos agradecerles los valores cristianos que nos demuestran con su vida – el sacrificio por el bien de sus familias, la determinación y perseverancia, el gozo de vivir, su profunda fe y su fidelidad a pesar de la inseguridad y tantas dificultades. Ustedes contribuyen mucho al bienestar de nuestra nación en el ámbito económico, cultural y espiritual.
La crisis económica ha impactado a toda la comunidad estadounidense. Lamentablemente, algunos aprovechan este ambiente de incertidumbre para despreciar al migrante y aun culparlo por esta crisis. Sembrar el odio no nos lleva a remediar la crisis. Encontraremos el remedio en la solidaridad entre todos los trabajadores y colaboradores—inmigrantes y ciudadanos—que conviven en los Estados Unidos.
En sus rostros sufrientes vemos el rostro verdadero de Jesucristo. Sabemos muy bien el gran sacrificio que hacen por el bien de sus familias. Muchos de ustedes hacen los trabajos más difíciles, con sueldos miserables y sin seguro de
salud o prestaciones salariales o sociales. A pesar de sus contribuciones al bienestar de nuestro país, en lugar de ofrecerles gratitud, se les trata como criminales porque han violado la ley de inmigración actual.
Estamos también muy conscientes del dolor de las familias que han sufrido la deportación de alguno de sus miembros; de la frustración de los jóvenes que han crecido en este país y cuyos sueños son truncados por su estatus migratorio; de la ansiedad de aquellos que están en espera de la aprobación de su petición de residencia permanente; y de la angustia de quienes viven cada día bajo la amenaza de ser deportados. Todas estas situaciones claman a Dios por una solución digna y humana.
Reconocemos que en ocasión las acciones tomadas con respecto a los inmigrantes les ha llevado a sentirse ignorados y abandonados, incluyendo cuando ...
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Siguiente ->

8px